21 de mayo de 2024
El Shaddai Ascension of the metatron hd remaster Review

Review El Shaddai: Ascension of the Metatron HD Remaster – Nintendo Switch

Un viaje de muchas emociones, aunque todavía no sé cuáles

Hoy vamos a ver un juego con nombre largo como lo es El Shaddai: Ascension of the Metatron HD Remaster, El Shaddai de ahora en adelante, un juego que salió originalmente para la Xbox 360 y la PS3 allá en 2011. Ahora, como bien dice el nombre del juego, nos llega una versión a Nintendo Switch, ahora en HD. Así que veamos esta aventura tan… única, por intentar describirla. 

El Shaddai podría contarte su historia, pero la gracia está en que la adivines

En algún momento, hace muchos años, un grupo de ángeles bajó a la tierra, abandonando el cielo tras robar la sabiduría de dios. Ante esto, el cielo decide mandar a un hombre llamado Enoc al mundo de los mortales, a buscar y llevar de vuelta a los siete ángeles caídos, acompañado de Lucifel, un señor bien vestido que se comunica con Dios por teléfono. O al menos de eso creo que va El Shaddai.

A lo largo de todo el juego, es evidente que nos está intentando contar una historia, el problema es que nunca llegué a saber qué estaba sucediendo exactamente. Esto de por sí no es algo negativo, soy fan de juegos más confusos, que dejan espacio a la interpretación y al misterio, pero el caso de El Shaddai me parece exagerado. La más absoluta confusión, como si el propio juego no quisiese que te enteraras de su historia. Sí, la historia va de buscar a los ángeles caídos y devolverlos al cielo, pero no profundicemos más en ella que la cosa se complica.

El cómo te la cuentan, saltando en el tiempo, y cómo los eventos que van sucediendo ocurren sin ningún tipo de sentido o ritmo aparente.  No podría decir que la historia de El Shaddai sea su punto más fuerte.

el shaddai

Enoc, tienes que robar, Enoc

El combate está algo más matizado que la historia. Siendo una especie de hack n slash, Enoc dispondrá de hasta 3 armas distintas que utilizar para abrirse camino hacia los ángeles. Cada una cuenta con su propio estilo, movimientos y puntos fuertes. Teniendo su combo de golpes básico, golpes cargados, ataques en el aire y movimientos que resultan de combinaciones de estos, o de retrasar el golpe en algún combo, parece ser entretenido y completo sin llegar a ser demasiado complejo. Sin embargo, El Shaddai también añade sus mecánicas que lo diferencian de otros títulos.

Aquí es donde entra el sistema de purificación y robo de armas. Excepto en unos puntos concretos, no podemos cambiar de arma, así como así, y tendremos que robarlas de otros enemigos que las lleven. Si el enemigo es el que usa un escudo, por ejemplo, podremos quitárselo y usarlo nosotros. Esto es muy útil para limitar el daño que pueden hacer los enemigos y mantener la ventaja. También podemos purificar las armas, ya que estas se irán corrompiendo a medida que las usemos, volviéndose cada vez más oscuras y reduciendo en gran medida el daño que hacen. Podemos purificar nuestra arma en cualquier momento con un botón, pero nos atrapa en una animación demasiado larga para usarla cómodamente en combate, por lo que cambiar de arma suele ser una mejor opción.

Con todo esto, el combate me ha resultado desafiante, o quizás solo sea malo. Los enemigos pueden hacer bastante daño a Enoc si nos consiguen asestar varios ataques, y los que aparecen con armas son muy resistentes mientras las tienen. Hay armas que funcionan mejor con unos enemigos que con otros, pero eso lo descubriremos a base de prueba y error.

el shaddai

A medida que recibimos daño, la armadura de Enoc se irá rompiendo hasta quedar completamente destruida, indicativo de que estamos al borde de la muerte. Mientras avancemos por el juego, podremos destruir objetos que encontremos en el camino, que podrán darnos algo de vida. Además, al perder en combate todavía tendremos una oportunidad de apretar repetidamente los botones L y R para recuperarnos y volver al combate, aunque solamente un número determinado de veces.

Aun con todas sus cosas positivas y originales, el combate no me ha terminado de convencer. Tarda en entenderse al principio, y en los combates de los jefes todo lo que chirría sale a relucir. El Shaddai quiere ser un juego misterioso, pero a veces peca de ser poco claro. Los jefes son muy duros, golpean como un tren y no reaccionan de ninguna manera a nuestros golpes. Sumado al hecho de que pueden ser débiles a un tipo de arma, mientras son inmunes a otras, puede resultar en diez minutos de pelea en los que no haces daño porque el arma que tienes no les afecta, pero es complicado darse cuenta de ello porque estos no reaccionan. Es verdad que hay un anillo que puede aparecer que nos indica la debilidad de los jefes, pero tener que implementar eso no me parece la mejor decisión de diseño.

el shaddai

Paisajes de fantasía

Vamos a quitarnos una cosa de encima: el ritmo del gameplay de El Shaddai es completamente lineal. No hay exploración alguna, o casi ninguna, sino que tenemos un camino por el que avanzar. Puede haber algún camino secundario, que resulta ser necesario para algún puzle menor o que nos dan algún objeto, agradecido pero no indispensable.

Esto no es algo negativo. Es un ritmo válido que me parece importante destacar para no avanzar pensando en si nos hemos perdido contenido o historia que, dada la forma en la que esta se cuenta, no me parecería descabellado. Además, no tiene por qué sentirse repetitivo o poco variado, porque El Shaddai se asegura de que cada zona por la que pasemos sea tan única como preciosa.

Y es que los escenarios de El Shaddai probablemente sean su mejor aspecto. Cambiando los caminos y el fondo por todo tipo de paisajes, los más fantásticos y mágicos, como estar en otra dimensión. Hasta van alternando secciones en las que el juego está en 2D, con sus propias partes de plataformas. Y esto pasa sin excepción, desde que bajamos a la Tierra, el camino hasta la Torre donde se encuentran los ángeles, y todas las zonas de su interior.

El Shaddai

No todos los viajes de LSD son buenos

Aunque El Shaddai sea un juego visualmente increíble, se pierde en un combate en donde no te enteras de todo lo que sucede, y una historia de la que te enteras aún menos. Un aspecto que me ha resultado raro dado el peso que tiene esta historia a lo largo de todo el juego. No ha resultado ser la experiencia que imaginaba en ninguno de estos casos.

Como ya hemos dicho, el apartado artístico es su parte más redimible. Una pena que detrás tenga una experiencia no tan impresionante.

El Shaddai

Nota: 5.5/10

*Este análisis ha sido realizado con una clave otorgada por PR Hound

Ernex

Buscando qué hacer con mi vida decidí escribir sobre videojuegos, que siempre me han gustado. Y no está tan mal.

Ver todas las entradas de Ernex →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *