18 de junio de 2024
Dread Delusion Review

Review Dread Delusion – PC

Dread Delusion – Una exploración onírica

Llevo un tiempo que le seguía la pista a Dread Delusion, especialmente desde que jugué Lunacid, porque bueno, ambos títulos son pixeles pantalla y tratan sobre una cosa: exploración. Dread Delusión, eso sí, es más un «mundo abierto» de rol en el que tomaremos nuestro propio camino y nos valdremos del desarrollo de nuestro personaje para resolver situaciones, algo más como los sistemas de rol de un Fallout o Skyrim. Hasta el momento no me había decidido por estar en acceso anticipado, pero ahora tenemos su versión 1.0 y me decidí. Bueno, me decidí, ya saben, me pasaron una clave.

Cumple con tu misión, prisionero

Dread Delusión comienza de una manera muy similar a otros títulos en los que podemos crear nuestro personaje. Primero personalizaremos el pasado de nuestro personaje, algo de lo que hablaremos más tarde, para luego darnos cuenta de que salimos de una… ¿Prisión? Sí, somos prisioneros y si queremos salvarnos tendremos que cumplir con la misión que nos dan: derrotar a la mercenaria Vella Callose y sus mercenarios. Esto sería algo así como un objetivo principal, porque una vez que conseguimos terminar la primera zona y ser algo más libres, nuestro objetivo pasa a ser el que nosotros queramos.

La historia se cimienta sobre un reino fragmentado en diferentes continentes flotantes, ahora maldito, y habitando en ellos todo tipo de criaturas y personas cuyo objetivo no deja de seguir haciendo el mal. Tú estás ahí para… bueno, solucionar problemas a la gente, ganarte unas moneditas y seguir con tu vida. La verdad, aunque tenemos ese objetivo inicial, creo que Dread Delusion hace la genialidad de dejarnos con bastante libertad. Ahora bien, si tienes libertad, ¿cómo funciona la historia en Dread Delusion?

Dread Delusion review

Pues es un poco loco, pero todo está basado en las misiones que hay por el mundo y que nos otorgan los diferentes NPCs de las ciudades. Digamos que podemos encontrar una «misión principal» por zona, la cual otorga jugosas recompensas, además de aportar sobre el mundo, junto a muchas otras «secundarias» que ofrecerán pequeños detalles sobre este mundo maldito. También hay simplemente pequeños diálogos que pueden aportar, sin necesidad de hacer nada más, e incluso libros. La carga de información respecto a todo es bastante elevada, y el mundo es bastante bueno, incitando al descubrimiento constante, pero también confirmo que se te puede diluir esta parte, debido a la enorme cantidad de cosas que puedes hacer y la pila de texto que vas a leer, que por desgracia, solo está en inglés.

También tenemos las diferentes facciones de las que podemos ser aliados o enemigos, según un poco lo que hagamos por el mundo, las cuales aportan al lore general de Dread Delusion, así como recompensas varias que pueden ser muy, muy jugosas… Incluso podemos tener un barco volador y nuestra propia casa, la cual posee mejoras de todo tipo. Es un juego bastante completo, realmente, y que me ha sorprendido para bien en este sentido, con sus más y sus menos.

Dread Delusion review

El poder del descubrimiento

Por otro lado, lejos de lo que es la sobrecarga de información y los apartados narrativos, en los que, prácticamente, es decisión del jugador como quiere montarse su historia, hay una cosa que Dread Delusion hace muy bien: usar la sensación de descubrimiento continuo. Veréis, cuando tienes un mundo tan grande y misterioso, donde sueltas al jugador sin tener prácticamente idea de nada, considero que es importante recompensar al jugador de diferentes maneras, antes de que tenga la sensación de no saber qué hacer o que vaya a donde vaya, no hay nada. De hecho, me considero ese tipo de jugador que, perfectamente, podría abandonar este tipo de juegos.

Sin embargo, Dread Delusion consigue hacer que cada vez que llegues a un sitio nuevo, encuentres algo. Ofrece pequeñas recompensas en diferentes formatos como mecanismos ocultos, tesoros, dinero, una nueva misión, un portal de viaje rápido, algún objeto importante de uso posterior, un nuevo camino alternativo para llegar a un sitio, etc. Si eres un jugador que le gusta explorar, como por ejemplo, en los viejos Oblivion, este es un apartado a disfrutar sin duda alguna. Personalmente, diría que me he perdido más de una vez en este aspecto, ya que, bueno, aunque no me gustan los mundos abiertos y de libertad, tengo el defecto de que en vez de meterme a hacer algo, me paso la vida dando vueltas explorando.

Dread Delusion review

Nuestro pasado, nuestro futuro

Vamos a pasar un poco por lo jugable, porque va siendo hora. Como comentaba, antes de arrancar bien nuestra partida, tendremos que decidir los rasgos principales de nuestro personaje. Primero de todo, tenemos que seleccionar entre 4 posibles atributos principales que recibirán una bonificación de +2: fuerza, astucia, sabiduría y persona. Cada una de ella afecta de una manera distinta, siendo que fuerza aparte de lo obvio, también permitirá romper algunas puertas, la astucia mejorará nuestras habilidades de agilidad y con la ganzúa, la sabiduría permitirá mejorar lo relacionado con hechizos y ser «conocedores del entorno» permitiendo activar algunos mecanismos, y persona viene siendo el carisma, ideal para algunas opciones hablando con NPCs. Después, un aumento de +20 a cosas como ataque, ganzúa, conocimiento y carisma, y otros +20 a defensa, agilidad, poder de hechizos y trueque.

Posteriormente, podemos subir alguno de los atributos principales mediante la colección de «Delusions», unas calaveras repartidas por el mundo y como recompensa, al recibir unas cuantas, podemos subir uno de esos atributos. No es un mal sistema, y de hecho hace que te motives un poco más en la exploración y resolución de misiones para poder ganar alguna estadística extra, ya que parece que siempre hace falta «un poquito más», porque hay cosas que no funciona por probabilidad, sino por mínimo de puntos, como el carisma. Si habéis jugado ya a juegos de rol clásicos, esto la verdad que tampoco os sorprenderá demasiado.

Dread Delusion review

En lo personal comencé con una mezcla de hechicero, con habilidades de ladrón para abrir puertas y cofres, y un poco de carisma, y generalmente me ha ido bien. Aunque claro, también insisto, exploro bastante, por lo que conseguí subir bastante algunos atributos más. Desconozco, eso sí, si se puede acabar subiendo todo al máximo o si se quedarán cosas sin resolver debido a esto, teniendo que hacer una nueva partida centrándonos en otras estadísticas. Una cosa os voy a avisar también, la cantidad de objetos interactuables con la habilidad «Lore» es bastante alta, de igual manera que el mundo está lleno de candados esperando a que los abráis con vuestras ganzúas.

Un combate más bien simple

Donde quizá me falla un poquito Dread Delusion es en su combate, el cual peca de ser bastante simple, y no contar con demasiada dificultad en sus combates. Desconozco si es a propósito, pero intuyo un poco que la dificultad también pueda ser para evitar que te atasques, si por ejemplo no te has dedicado a subir nada de daño o mejorar suficiente tu arma. En el arsenal de Dread Delusion encontramos principalmente armas cuerpo a cuerpo, como espadas, mandobles, dagas y también a distancia como arcos y consumibles. A esto se le suman los hechizos que podemos encontrar/comprar por el juego y terminarán de complementar el arsenal de combate. Contamos también con diferentes piezas de equipamiento defensivo y accesorios, para suplir el daño que recibimos o mejorar alguna estadística de combate.

Dread Delusion review

Por ponerlo un poco de alguna manera, el combate se realiza un poco más orientado a los juegos clásicos de dungeon crawler al estilo de Shadow Tower o Kings Field, algo más rápido que estos, pero muy similar. Tenemos la opción, eso sí, también de bloquear ataques y hacer contraataques, aunque tenemos que tener cuidado con nuestra energía. El problema que le veo, es que no se siente muy satisfactorio matar a los enemigos ni jefes, siendo un «ataco, retrocedo, te lanzo algo» y repito bucle.

Lo que sí me ha gustado, por otro lado, la verdad, son los diseños de los enemigos, que varían según donde nos encontremos de una manera más acorde, pero especialmente me han gustado los enemigos robotizados del «Clockwork Kingdom». Además, algunos atacan a distancia, otros cuerpo a cuerpo, lanzarán hechizos, y hasta podemos usar sigilo si queremos combatirlos, algo que resulta bastante eficaz, no os voy a engañar.

Dread Delusion review

Solo añadir que los consumibles se encuentran en las tiendas principales de las ciudades, lugares donde podemos comerciar para comprar diferentes objetos, armas, mejorarlas e incluso encontrar objetos importantes, y también dormir para pasar a otro momento del día y recuperarnos. Pero si el combate os gusta, deciros que también los enemigos sueltan monedas, ganzúas y hasta diferentes pociones, así que son otra fuente de recursos.

Visualmente, otro gran punto

Dread Delusion es uno de esos juegos que, al menos para mi, entra directamente por la vista. Ya sabéis de mis gustos por lo antiguo, y precisamente este juego evoca un poco a esa época de PS1, pixelada, con bastante poca carga poligonal sin llegar a ser «lowpoly». Aparte de esto, creo que sabe aprovechar muy bien lo técnico para juntarlo con lo artístico, creando parajes bastante bellos y oníricos que podemos apreciar en todo momento.

Dread Delusion

Por otro lado en lo sonoro, tampoco está nada mal, con algunas pistas que hasta me han traído sospechosos recuerdos de otros juegos, pero que siempre van acompañando en nuestra aventura. Especialmente al llegar a un nuevo lugar. Los efectos de sonido, por su lado, creo que están bastante bien encajados en el título y su ambientación.

Para acabar, como siempre, comentar que a nivel de fallos, la verdad que no he tenido ninguno, más allá de algún bajón de fotogramas por segundo en mi GTX 1060 6GB, algo que me ha asombrado, pero creo que es realmente por la carga de mundo que hace Dread Delusion.

Conclusiones review de Dread Delusion

Considero que Dread Delusion es un gran juego, pero que a su vez no es para todo el mundo, enfocado mucho más para los amantes de la franquicia Oblivion por poner una comparativa que todos reconozcamos. Tiene uno de los mundos más ricos que he visto en cuanto a proporcion, porque aunque pueda parecer enorme, se hace chiquito una vez descubres todos los lugares a los que puedes acceder. Recompensa muy bien a los jugadores dedicados en exploración, y las misiones secundarias que encontramos están bastante bien diseñadas, proporcionando siempre un pequeño extra para la historia del mundo. En lo único que peca para mi, es en el combate, pero por todo lo demás, lo considero un genial y espectuacular juego de rol a la vieja usanza. Si tu plan es perderte por el mundo, te gusta descubrir la historia por tu cuenta y sentirte libre de hacer lo que quieras cuando quieras, sin duda te recomendaría Dread Delusion. Eso sí, recuerda que solo está disponible en inglés por desgracia, y su carga de texto y nivel de idioma es bastante elevado.

Nota: 8/10

*Este análisis ha sido realizado con una copia digital proporcionada por Evolve PR.

Foto del avatar

Blansi

Administrador web. No me complico, me gusta jugar, pero especialmente juegos que emulen aquella fantástica época de finales de los 90s y principios de los 2000.

Ver todas las entradas de Blansi →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *