22 de junio de 2024
bomb rush cyberfunk

Análisis Bomb Rush Cyberfunk – Switch

Cyberfunk a tope

Hacía cuanto que no jugaba un juego de skate. Y Bomb rush Cyberfunk vino para demostrar cómo debe hacerse un juego con estilo. Muy fuertemente inspirado en el clásico Jet Set Radio, es la secuela que no tuvimos. Aun así, sabe en quién se apoya, y busca maneras de diferenciarse para no ser solo ese Jet Set Radio y tener identidad propia.

Que arte tiene

Lo mejor de Bomb Rush Cyberfunk es, definitivamente, su apartado artístico. Las ciudades son junglas de metal perfectas para hacer trucos en cada barandilla y en cada esquina. Como indica, el mundo tiene una influencia cyberpunk, que se combina con un diseño urbanístico más simple. En la ciudad de Nueva Ámsterdam, que es donde se desarrolla el juego, hay barrios con edificios más simples, y otros más modernos, que dan una sensación de familiaridad. Todos llenos de vallas publicitarias, que nos sirven para nuestros trucos.

Pero no es solo cyberpunk. Es cyberfunk. Aparte de un desarrollo de la tecnología mayor, donde la gente puede ponerse prótesis hasta de la cabeza, mochilas propulsoras, naves, drones y más. Socialmente, están en el mundo de las bandas, los graffitis y el hip hop más como un estilo de vida, qué como género musical. Y funk es la palabra clave aquí. Pues la música acompaña al juego en todo momento y le da esta personalidad tan especial. En todo momento podemos elegir qué canción escuchar desde nuestro móvil. Además, a medida que avancemos en la historia y exploremos, conseguiremos nuevas canciones.

bomb rush cyberfunk

Una leyenda del graffiti

Bomb Rush Cyberfunk hace un gran énfasis en su historia, donde somos un chaval llamado Faux, y estamos en la cárcel por alguna razón. En un momento, alguien se cuela en la estación de policía, y le pedimos que nos ayude a escapar. Nos dice que está buscando gente para su crew, o banda, llamada Bomb Rush Crew. En este mundo, las bandas están en todo su apogeo, y Nueva Ámsterdam rebosa de bandas que llenan las calles con sus miembros haciendo trucos, bailando y marcando su territorio con graffitis. El sueño de la Bomb Rush Crew es llegar a la cima de Nueva Ámsterdam, conquistar todos los territorios y superar a las otras bandas, lo que se conoce como ser All City. Y nuestro objetivo en la historia será ese, llegar a ser All City.

La forma de conquistar otros territorios es conseguir reputación en el distrito haciendo graffitis encima de los suyos de otra banda para poder retarlo a una batalla de bandas. En estas batallas, habrá que hacer trucos y combos para conseguir mayor puntuación que la otra banda en un tiempo determinado. La banda que gane se quedará con el territorio del otro.

Realmente, Bomb Rush Cyberfunk apuesta por una historia algo más compleja y oscura para intentar diferenciarse de Jet Set Radio, y en general lo consigue. Hay más aspectos de la historia que no mencionaré para no hacer spoiler, aunque la idea general es la ya dicha. Vemos algún que otro caso de brutalidad y corrupción policial, en lo que es un tema tan interesante como la legalidad del graffiti. Sin embargo, la misma historia no da para mucho. Es interesante, sí, pero ya está. Intenta sorprender con giros de guión y revelaciones que no dejan de estar mal, pero eso no la convierte en el atractivo principal del juego. Y pasa a ser más una excusa para el gameplay.

Bomb Rush cyberfunk

Nunca bajarse del skate

Porque el gameplay es lo importante aquí. Hemos venido a montar a la tabla, hacer unos trucos y llenar las paredes de graffitis. Y eso es exactamente lo que nos da Bomb Rush Cyberfunk. La sensación de moverse por el juego es simplemente genial. Haciendo trucos y escuchando una banda sonora de 10. Los distritos de Nueva Ámsterdam son el mejor patio de juegos. En todos los mapas podremos grindear barandillas, cables de luz, carteles publicitarios y más. Y, mientras, hacer nuestros grafitis en las paredes, y toda clase de lugares.

Al grindear podremos hacer trucos y combos que nos otorgarán puntos, que irán sumando mientras los encadenemos hasta tocar el suelo sin hacer manual, un truco que permite continuar el combo en el suelo durante un tiempo. Pasar por carteles publicitarios y grindear esquinas en las barandillas nos sumarán al multiplicador, que es la mejor manera de conseguir muchos puntos con un combo. Esto es muy importante, especialmente durante las batallas de bandas.

cyberfunk

El mundo está lleno de detalles y secretos. Zonas solamente accesibles si tienes suficiente reputación, áreas secretas ocultas o de difícil acceso que nos dan nuevos graffitis, skates, canciones o vestimentas. Y dado que el movimiento es tan satisfactorio, explorar es una de las mejores cosas que nos ofrece Bomb Rush Cyberfunk.

En nuestra base podemos escoger nuestro método de transporte preferido para hacer trucos. Podemos elegir entre la tabla de skate, los patines, y la BMX. Además, cada uno tiene sus variaciones de colores. A nivel de gameplay no cambia nada, pero las animaciones son muy distintas, y puede ofrecer un soplo de aire fresco al estar continuamente haciendo trucos. Además, en lugares específicos podremos reunir a toda la banda a bailar, dónde podremos cambiar a qué personaje de la banda manejamos.

cyberfunk

Muy ilegal

Hacer graffitis es realmente divertido. Al ver una superficie qué pueda ser grafiteada, entraremos a un modo donde moveremos el joystick, pasando por los vértices del polígono que se muestre, según el tamaño del graffiti. Los graffitis son preciosos, y es muy divertido hacerlos. Según el orden que hagamos al pintarlos, tendremos unos u otros. Aunque muchos de estos habrá que desbloquearlos a medida que jugamos.

Durante la historia y cuando estemos dando vueltas por diversión, nos enfrentaremos más de una vez a la policía, quien no está muy a favor de los grafiteros y su arte al hacer graffitis, aumentaremos nuestro nivel de liada con un sistema de estrellas al estilo GTA, donde cuantas más estrellas tengamos mayor será el esfuerzo de la policía por atraparte. En cada estrella añadirán nuevos tipos de policía, torretas o drones. Realmente no les gusta eso del vandalismo.

Podemos liarnos a golpes con la policía, pero el combate se siente como uno de los aspectos más flojos del juego, sea contra enemigos simples o jefes. Simplemente, no se siente tan bien como otras acciones. Y, exceptuando las situaciones dónde obligatoriamente tenemos que pelear, por lo general simplemente ignoraremos a la policía mientras vamos a nuestra bola. Mientras tanto, esta no dejará de perseguirnos hasta que entremos a un baño portátil, donde podremos cambiar nuestra vestimenta para despistarlos.

cyberfunk

Vamos All City

Aunque intente ser un juego serio y con una historia más oscura, en el fondo es un juego de buen rollo, como dirían en Nueva Ámsterdam. Las bandas se rigen por la ley de la calle. Las disputas se deciden sobre la tabla, no con violencia. Y el gameplay y la música acompañan al juego en esta aura tan funk y disfrutona. Así nos deja un juego lo suficientemente corto para no saturarse ni volverse excesivamente repetitivo.

Por desgracia, algo repetitivo sí se puede volver, y muchas del contenido opcional son básicamente buscar coleccionables por la ciudad. Además, aunque no haya encontrado bugs durante mi partida, después de cada capítulo el juego me crasheaba, y no entendía por qué. Aunque esto no me hizo perder progreso en ningún momento, sigue siendo algo muy molesto.

Pero, para jugar sesiones cortas, Bomb Rush Cyberfunk es muy divertido, y se ha esforzado en diferenciarse de Jet Set Radio, sin perder ese toque especial que tienen ambos juegos.

Nota: 8/10

*Este análisis ha sido realizado con una copia digital proporcionada por Meridiem Games.

Ernex

Buscando qué hacer con mi vida decidí escribir sobre videojuegos, que siempre me han gustado. Y no está tan mal.

Ver todas las entradas de Ernex →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *