9 de junio de 2024
Beholgar

Análisis de Beholgar – Versión de PC (Steam)

Beholgar – El bárbaro salvador

Como es costumbre en mí, que muchos juegos me entero de ellos por twitter, aquí os traigo el análisis de Beholgar. El éxito Castlevania está clarísimo que marcó una buena época para los videojuegos y mucha inspiración para  juegos posteriores, y no me refiero a Symphony of the Night esta vez, si no a los más clásicos. Beholgar entra dentro de ese género de plataformas y acción, pero con algunos elementos de metroidvania más usados en juegos modernos, conservando la jugabilidad clásica de los títulos de la época. Creado principalmente por Serkan Bakar, Beholgar nos propone una pequeña aventura, pero muy desafiante a manos de un bárbaro.

La historia de siempre, otro protagonista

Beholgar regresa después de 20 largos años a su hogar cuando de repente, entre la niebla, se deja ver una extraña torre que antes no estaba. Al llegar a la aldea nos informan de que el malvado mago Hagma ha vuelto, imagino que no es la primera vez que intenta eliminar a todos los mortales. Este personajillo está en lo alto de la torre, pero no se puede llegar a ella, primero necesitaremos conseguir la ayuda de los dragones, salvar las tierras y derrotar a todo demonio viviente en nuestro camino con tal de mermar el ejército de Hagma.

Como muchos videojuegos de la época en la que Beholgar se inspira, la historia no es la gran cosa, aunque esta cuenta con un poco de desarrollo en cuanto a un par de personajes. Es directa y sirve de excusa para que Beholgar (sí, el bárbaro se llama como el juego, intentemos no confundirnos) se pueda liar a espadazos y mostrar su fuerza bárbara a aquellos quienes abandonó hace 20 años.

¿Sin camino de vuelta? Solucionado

Como comentaba, el juego mantiene una jugabilidad clásica de scroll lateral de la época, pero en su conjunto podríamos decir que apunta más a un Castlevania II: Simon’s Quest (disculpad si aburro con Castlevania, pero es del que más referencias tengo). El juego es básicamente ir hacia delante, pero aquí contamos con el hecho de que se puede volver a donde quieras, apuntando más a un metroidvania, pues podemos volver con nuevos poderes para terminar de explorar la zona y obtener algunos secretos.

Eso sí, tampoco es que sean en exceso estos secretos, principalmente mejoras de capacidad de armas secundarias, algún anillo que otorga alguna habilidad pasiva, y cofres con dinero, útil para comprar los diferentes anillos que venden algunos mercaderes y pueden facilitar algunas cosas de la aventura. De hecho, el juego cuenta con solo 7 zonas, de no mucha extensión, que nos pueden llevar entre 20 y 30 minutos cada una para verlo todo, pero eso sí, prepárate, porque si vas muriendo iras perdiendo el dinero. Para aquellos que se anden preguntando sobre sí hay puntos de control, avisarles de que sí, e incluso disponemos de un viaje rápido muy básico para poder viajar entre las zonas que hayamos visitado.

Algo que me gustaría recalcar es que pese a ese pequeño componente metroidvania, y el hecho de que ganaremos nuevas habilidades como el doble salto o la posibilidad de crear un bloque al que saltar, no termina de explotarse en exceso. Es más, desde donde ganas la habilidad, hasta donde necesitas usarla para avanzar, suele ser un camino hacia delante, sin mucha necesidad de retroceder. Incluso para los secretos, creo que se podrían haber explotado algo más.

Difícil, sí, pero tampoco en exceso

Dentro de lo que son las limitaciones de movimiento y ataque del personaje, variando esto último en relación al arma que llevemos equipada, las cuales son variadas y se pueden intercambiar en tiempo real, el juego se puede considerar como difícil. Pero no difícil de que ofrezca un serio desafío y tengas que planificar todos tus movimientos, si no más bien al clásico intento y error, ya que algunas zonas tienen enemigos bien colocados y los jefes necesitaremos aprender bien sus patrones. En lo personal, no lo considero difícil en exceso, pero sí que reconozco haber muerto infinidad de veces por daños del entorno o por caerme a la nada, más que por los propios enemigos.

Los jefes, la verdad que son hasta fáciles si los comparamos con el camino para llegar hasta ellos, algunos de hecho los he vencido a la primera sin muchos problemas, pero sin embargo habré muerto 30 veces antes de llegar a su sala. Los enemigos del camino no son complicados de vencer, pero requieren de paciencia para saber cuándo atacarles, y eso es algo que, sinceramente, perdí hace un tiempo. Aunque, por otro lado, es cierto que las armas secundarias como las lanzas o las bolas de magia ayudan bastante para no tener ni que acercarte a ellos.

Si eres de los que se rinden fácilmente ante la dificultad, confieso que igual este juego no está hecho para ti, pero si te gusta el género y ya has experimentado en juegos similares, estoy más que seguro que te parecerá una dificultad bastante bien ajustada.

Pequeños fallos a mejorar

Si algo ocurre con Beholgar, es que al tratarse de una sola persona (si no me equivoco), es normal que haya problemas en más de un sentido. Actualmente hemos jugado ya con unas cuantas actualizaciones de por medio y no hemos sufrido el bloqueo de la puerta del castillo de las serpientes, pero sí algunos problemas de interfaz donde no sabemos lo que tenemos o se han superpuesto menús o partes de los niveles donde nos hemos atascado.

Algo que tampoco me ha terminado de convencer, es que hay muchas partes de los niveles diseñadas de una forma que te incitan a mirar si hay algo abajo, pero no queda claro, y el 95% de las veces es básicamente para morir. También he visto algunos fallos con el balance de las armas, no marcando una diferencia muy grande, e incluso hay fallos de animaciones si cambias entre ellas mientras atacas. Y puede que sea mi imaginación, pero he notado que jugando con mando no terminaba de responder bien el personaje, como más lento, mientras que con el teclado no lo he notado tanto. O una traducción que tira más por google que una en condiciones, en estos casos la verdad prefiero jugar en inglés directamente, y más con estos juegos que no hace falta entender demasiado.

Sin embargo, cabe decir que visualmente el juego es bastante potente y detallado para tratarse de estética pixel art, y la banda sonara del juego, a cargo de Andrea Baroni, encaja perfectamente con el estilo visual del juego y complementa la experiencia de manera genuina.

Conclusiones de Beholgar

Beholgar ha sido un título muy disfrutable y una sorpresa, ya que para habérmelo encontrado de la nada, me ha resultado un gran juego. Es un pequeño metroidvania que podemos disfrutar y acabar en unas 3-4h, sin muchas complicaciones, y con poco extra que completar, centrándose en una única aventura lineal. Visualmente es muy agradable y cuenta con escenarios bastante bien detallados, y una buena música que acompaña en todo momento. Es cierto que tiene algunos fallos, ninguno ahora mismo excesivamente grave, pero que solucionados podrían dar una experiencia muchísimo mejor. Si eres de los que le gustan los desafíos, los metroidvania, y sobre todo los juegos de acción plataformera de los 80s y 90s, Beholgar queda recomendadísimo.

Nota: 7.5/10

*Análisis hecho con una clave que nos ha dado Serkan Bakar, a quien le damos las gracias por la oportunidad.

*Esto es un análisis antiguo que escribí en InformeGamer.es, por eso no hay imágenes.

Foto del avatar

Blansi

Administrador web. No me complico, me gusta jugar, pero especialmente juegos que emulen aquella fantástica época de finales de los 90s y principios de los 2000.

Ver todas las entradas de Blansi →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *