27 de febrero de 2024
graven

Análisis Graven – PC

Graven que prometía, pero se quedó a medias

Cuando vi por primera vez Graven, me encantó su concepto y lo que prometía. Un mundo de fantasía medieval lleno de opciones donde nuestras habilidades interactuaban con el mundo y su funcionamiento. Tanto fue, que compré el juego cuando estaba en acceso anticipado. Ahora que el juego ha salido de este, lo jugué para ver si esto que prometía se cumplió.

Inmersivo, pero no ImSim

Desde el primer momento, se ve y se siente como uno de esos proyectos de 3D Realms, y , en efecto. Contamos con 3D Realms y Fulqrum Publishing publicando este título, desarrollado por Slipgate IronwprksTM. Antes de su salida como acceso anticipado, en 2021, ya se anunciaba como un Simulador Inmersivo, cosa que no fue del todo cierto. Si bien tenía algunos elementos de este tipo de juegos, Graven era más una aventura de puzles en primera persona. Aunque daba la impresión de parecer más un Dark Messiah of Might & Magic, su mayor fuente de inspiración fue HeXen.

Esto no es malo de por sí. Con esta mentalidad, podemos jugar con un enfoque distinto. Como un juego de puzles, cuenta con varios elementos de ImSim, como los poderes, que interactúan con el mundo y los enemigos de maneras distintas a hacer daño.  Ahora hablaremos de ellos, pero empecemos por la historia.

Somos un cura que fue juzgado a morir después de asesinar al hombre que sacrificó a nuestra hija. Pero, en vez de encontrar el descanso eterno tras la muerte, despertamos en un bote, llevándonos a un lugar desconocido. Estamos confusos, como jugadores y como personaje, de seguir con vida. Al parecer, el lugar donde nos deja el bote es una ciudad asolada por una extraña y peligrosa plaga. Se ha cobrado la vida de muchos habitantes, transformándolos en zombis. A nuestro protagonista se le ocurre visitar la biblioteca de la ciudad, pero está está en una zona restringida por los guardias, que tuvieron que cerrar el acceso dado el avanzado estado de la plaga.

graven

Esto, y el resto del desarrollo de la historia lo podemos consultar en cualquier momento el el diario que el cura lleva consigo, apuntando los hechos. Pero el camino está lleno de peligros, ¿cómo podría un cura defenderse de ellos?

Puzles, no combates

A lo largo del juego conseguiremos varias armas para abrirnos paso por las calles y caminos infestados de enemigos y monstruos. Empezando por nuestro bastón. Un arma simple, pero efectiva, dando golpes contundentes. Más adelante consiguiendo más armas como la espada o las ballestas. No es un mal arsenal, y muchas son bastante interesantes, pero Graven está más orientado a resolver puzles ambientales que a despachar hordas y hordas de monstruos. Sin embargo, por alguna razón, el juego está plagado de estos. Entre las zonas con puzles, hay una infinidad de enemigos que nos intentarán matar en el momento que nos vean.

Esto no sería un problema en sí, las armas son interesantes y siempre hay munición disponible. El problema radica en los enemigos, que normalmente vienen en grupos enormes, y que la mayoría de estos son capaces de matarte con un par de golpes; sin importar en qué dificultad estemos. Desde el principio los enemigos básicos hacen un buen daño, otros tipos de enemigos más avanzados son simplemente letales. Esto se siente especialmente en las áreas más cerradas, que te fuerzan a acabar con los enemigos para avanzar, y se convierten en secciones frustrantes donde moriremos una y otra vez. Graven va de puzles, pero a veces te pide combates para los que no está diseñado.

graven

Esto también es por el funcionamiento de las armas. En ocasiones se sienten muy bien, pero hay muchos casos en los que fallan, o no funcionan como esperaba. Por ejemplo, con la espada se puede bloquear ataques, y si lo realizas en el momento justo antes de recibir un ataque, harás un parry. Sin embargo, más de la mitad de las veces que lo intenté no sirvió de nada, los ataques pasaban a través del bloqueo y me comía el daño. O las veces que no golpeas en la cabeza a un enemigo con el bastón, cuando claramente le golpeaste en la cabeza.

Toda esta sensación ortopédica del combate y lo frustrante de los enemigos; sumado a un sistema de estamina que se gasta con cada acción que realizamos, ralentizando nuestros movimientos cuando se vacía, convierte los enfrentamientos en las peores partes de Graven.

El hechicero con sus poderes

La magia era un añadido necesario dada la temática del juego. Ofreciendo formas mucho más variadas de interactuar con el mundo y los enemigos que las armas convencionales. Y esto es verdad, hasta cierto punto. Contamos con nuestro libro de hechizos con el que usar magias que iremos encontrando a lo largo de la aventura.

Estos suman un total de 3 hechizos. El de llamas, el de electricidad, y el de hielo. Los hechizos cuestan maná, que conseguimos mayoritariamente al romper cajas o derrotar enemigos. Dividido en maná rojo o azul, los hechizos usan cada uno un tipo de maná.

Al principio estos no sirven de mucho en combate, más que para aturdir un poco a los enemigos o ralentizarlos, y existen para resolver los distintos puzles del mundo. Una vez mejorados, su efectividad es mucho mayor, pero muchas veces sigue sin merecer la pena usarlos.

graven

Su mejor baza, el multijugador

Lo más interesante de Graven es que cuenta con un aspecto multijugador. Añadiendo un modo cooperativo donde hasta 4 jugadores pueden juntarse en una partida para jugar. Diría que esta es la mejor forma de disfrutar del juego, pues muchos de los problemas de la dificultad se mitigan al contar con más personas. Llego a imaginar que la razón de la propia dificultad del juego se debe a que se equilibró para jugarse de esta manera.

Cada vez que entremos al juego, sea en una partida en solitario o en multijugador, apareceremos en la zona central del mapa, la ciudad que actúa de zona segura, y donde se reúnen la mayoría de NPCs. Aquí también podremos comprar recursos y mejorar nuestras armas y nuestros hechizos con el dinero que consigamos. Mejorar los hechizos aumentará su rendimiento en combate, mientras que las armas desbloquearán o mejorarán sus características, como el parry, o una mira de aumento para la ballesta.

Por suerte, el diseño de los mapas es realmente bueno, y todas las zonas acaban conectando con esta área central. Así, aunque sea algo tedioso regresar aquí cada vez que salgamos del juego, siempre contamos con atajos y caminos para llegar a donde tengamos que ir sin tener que atravesar todas las zonas del juego una y otra vez.

Una conclusión agridulce

No puedo evitar sentirme triste por el estado de Graven. Siendo un juego por el que tenía muchas ganas de jugar una vez saliese del acceso anticipado, pero que no cumplió con las expectativas. A pesar de las buenas ideas que tuvo, y el gran diseño de los escenarios, tanto en ambientación como en el diseño de niveles, se ve opacado por una jugabilidad mucho más pobre y una experiencia frustrante a menos que se juegue en compañía.

graven

Simplemente no siento que sea muy divertido al jugar. La sensación de frustración y de estar perdido en casi todo momento la supera. Y no me refiero a que el juego no te lleve de la mano, aspecto que suelo disfrutar de este tipo de juegos, sino a que en muchas ocasiones ni siquiera llegas a hacerte una idea de cómo poder avanzar. El mayor ejemplo de esto para mi fue el fantasma de la biblioteca, que después de matarme casi una docena de veces y recibir toda la munición que tenía a mano seguía sin inmutarse, llegué a pensar si era algo que yo estaba haciendo mal, mientras intentaba progresar con él continuamente molestando.

Pese a haber pasado 3 años en acceso anticipado, creo que aún le falta por retocar y mejorar muchos de sus problemas. O, al menos, que los vayan arreglando con futuros parches; porque Graven realmente era un proyecto con mucho potencial.

Nota: 4/10

*Este análisis ha sido realizado con una copia comprada del juego.

Ernex

Buscando qué hacer con mi vida decidí escribir sobre videojuegos, que siempre me han gustado. Y no está tan mal.

Ver todas las entradas de Ernex →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *