21 de junio de 2024
Cultic análisis

Análisis Cultic: Chapter One – PC

Cultic – Un digno sucesor espiritual del clásico Blood

Últimamente, he estado detrás de varios juegos de lo que hoy se llaman “Boomer-Shooters”, y para los que lo prefieran llamar de otra forma, “Retro FPS”. Básicamente, juegos que emulen la fantástica época de grandes juegos de disparos en primera persona que tuvimos entre los 80 y los 90, con titulazos como Quake, Doom, Powerslave, Rise of the Triads e incluso Turok entre otros tantos. Sin embargo, hoy traigo Cultic, un juego que, si tuviese que comparar con alguno de la vieja escuela, sería con Blood de Monolith Productions. Se ve muchísimo la inspiración en este título, pero Cultic trae consigo muchas modernizaciones, tanto a nivel de motor gráfico como jugables, haciendo una apuesta más dinámica y con más sentido en el mercado actual, sin olvidar ni perder esa esencia de juego de la “vieja escuela”. En su día probé la demo, me encantó, y no he podido resistirme a su “Chapter One” que ya está disponible por muy poquito dinero, así que allá vamos con este análisis de Cultic, creación de Jason Smith.

Desapariciones, un culto y una entidad demoniaca

Muchos de estos juegos, no suelen contar con una historia que profundice demasiado o que tenga muchas razones de existir, pues generalmente suele ser una excusa para poder liarse a tiros con todo ser viviente, y no viviente, que se nos presente en pantalla. Sin embargo, Cultic nos ofrece una historia que poder seguir y con suficiente profundidad para que estemos atentos a cada detalle y queramos leer los documentos nos encontramos. Eso sí, la única pega que le pongo realmente, es que en el momento del análisis no cuenta todavía con traducciones a varios idiomas, aunque están trabajando en ello.

Nuestro protagonista, que lleva un tiempo investigando una serie de misteriosos asesinatos y desapariciones, llega a la conclusión de que el manicomio de New Grandewel tiene algo que ver en todo esto, y allí que va. Sin embargo, alguien consigue deshacerse de nosotros y levantamos en una pila de cadáveres, lo cual me hace incluso sospechar de… ¿Cómo seguimos vivos?

Cultic

Tras toda la historia se encuentra un misterioso culto que prácticamente domina toda la zona, pudiendo hacer y deshacer a su gusto, por lo que poco se sabe de manera pública al respecto, pero nosotros nos hemos metido donde no debemos. Este culto, que promete más y más poder, capaz de dominar el mundo, y ha llegado al punto de interferir con entidades demoniacas y parásitos del más allá, hasta el punto de tener entre sus filas a diferentes “soldados con capacidades”, va a convertirse en nuestra peor pesadilla.

Lo cierto es que el juego cuenta con un buen desarrollo a nivel argumental, sin muchos recursos para ello, más allá de sus propios niveles y los documentos que encontramos, por lo que si no prestamos suficiente atención podríamos perdernos algún detalle. También os digo que el juego está muy bien diseñado para motivarnos a realizar dicha búsqueda. Dicho esto, sin querer spoilearos más allá, que realmente ya lo he hecho, vamos a hablar de su jugabilidad.

Un shooter retro muy actual

Cultic lo hace todo bastante bien, para que engañarnos, no hay un solo apartado que puedas pensar que está mal, y con la jugabilidad y sus niveles no iba a ser menos. Cultic consigue juntar ese apartado visual retro, tanto a nivel gráfico (con muchas mejoras) como interfaces, pero con esa fluidez de un shooter moderno que se libera de sus barreras del pasado.

Cultic

Comenzando por su diseño de niveles, generalmente bastante abiertos y no tan pasilleros como podrían parecer en un shooter de estas características, y recompensando la exploración con más recursos para sobrevivir, especialmente en las dificultades más elevadas. Los secretos, eso sí, en este caso, son simplemente encontrar esos recursos escondidos, a diferencia de otros títulos donde gran parte son huevos de pascua. Verticalidad sí que encontramos poca, pero en los momentos donde la encontramos está muy bien llevada. Así mismo, en los niveles que son un poco más laberínticos y extensos, o en los que tenemos que hacer backtracking, porque hemos recogido una llave nueva, el juego coloca atajos para volver a estos puntos, interconectando el nivel al completo de una manera bastante cómoda e inteligente.

Libertad para matar

En lo que es la jugabilidad, Cultic nos vende un poco que podemos afrontar con total libertad los enfrentamientos gracias a su arsenal, coberturas y movilidad de nuestro personaje, la cual reconozco que es bastante buena, contando con pasos rápidos, incluso deslizamiento y algunos momentos de cámara lenta. Y es cierto que, según la dificultad, podremos jugar un poco como queramos. Si hay algo que tiene Cultic, es arsenal de armas y una curva de dificultad excelente, teniendo en cuenta que la primera vez he jugado directamente en difícil.

Comenzaremos con un hacha, y ya en el primer nivel podemos encontrar la clásica escopeta de doble cañón, un rifle de cazador y la pistola, nuestra mejor aliada. A esto le tendremos que sumar algo muy recurrente en el juego, que son los cartuchos de dinamita y los cócteles molotov, que nos salvaran en muchas ocasiones de grandes grupos de enemigos.  Eso sí, la dinamita podemos lanzarla encendida o dispararle para que explote, pero los enemigos también la pueden patear y mandarla de vuelta, así que mucho ojo, porque la inteligencia artificial de este juego es tontería.

Cultic

El arsenal se termina de complementar con todo tipo de armas, como pueden ser la ametralladora ligera, el lanzallamas, lanzagranadas o incluso un francotirador/fusil de asalto que funciona de maravilla.  Además, las armas se pueden mejorar durante la campaña con las piezas de armas que encontramos, adquiriendo algunas características pasivas extras y activas. Aunque creo que realmente, que lo que le da vida al juego son los enfrentamientos en sí, suelen ser contra buena cantidad de enemigos, variados y en situaciones muy diferentes. Al no ser un juego tan pasillero como otros, se puede afrontar desde varios ángulos, y generalmente son enfrentamientos dinámicos, en ocasiones con muchas alturas, y muchos objetos cerca con los que servirte para ello. Una vez comienzas a disparar, no hay pausa ninguna, tú decides como acabar con los enemigos.

Como podría dedicarme mucho escribiendo para resumir esto, es mejor que lo veáis vosotros mismos.

Y hablando de enemigos, ya os he dicho que la IA es bastante buena, en el sentido de que saben moverse un poco y cuándo atacar, además de ser muy precisa. Pero todo se complementa con una variedad de enemigos más que suficiente para los niveles que actualmente se contemplan en el juego, que pueden completarse en torno a las 3 o 4 horas, según cada uno. Tenemos a los principales enemigos, los soldados del culto armados con pistolas y ametralladoras, a partir de cierto punto incluso con francotiradores, zombies que querrán acabar con nosotros, esqueletos, unas cuantas criaturas abominables transformadas por este misterioso poder… Vamos, que de lo único que tengo ganas es de que Jason Smith saque el capítulo 2 para ver que nos espera.

Es una delicia visual y sonora

Si todo se está actualizando para ser algo más moderno, su apartado gráfico no podía ser menos, y es que podemos encontrar una mezcla muy buena de lo viejo y lo moderno. Mientras que el juego sigue usando sprites en 2 dimensiones para algunos elementos, como los personajes, junto a texturas en pixel art, también hace uso de algunos elementos en 3D para cosas como los props del nivel o los jefes. Es una mezcla que funciona de maravilla porque viene acompañada de un buen sistema de efectos, partículas e iluminación que le sienta de maravilla. Está tan bien hecho, que en las zonas oscuras he llegado a pasar auténtico miedo.

El sonido también está bien potente, los efectos de disparos y distintos efectos se escuchan fuerte y son bastante realistas, pero sin duda, algo que sí que está muy bien llevado también es su banda sonora. Cada nivel cuenta con su canción, no son repetitivas, y encajan muy bien con lo que vemos.

De rendimiento, no voy a decir que sea lo mejor que he encontrado, porque quizá es donde he tenido algún problema. Vale, no todo podía ser 100% perfecto, para qué nos vamos a engañar. Es cierto que tampoco es algo crítico, pero he podido observar algunos fallos, causados por el V-Sync en ocasiones (recomiendo desactivarlo), y a veces simplemente bajones de fotogramas por segundo, teniendo que reducir la calidad de juego al mínimo. Vale, igual tampoco es que sea super notable las diferencias y se puede disfrutar igualmente al mínimo, pero creo que una GTX 1060 de 6GB debería ser más que suficiente para evitar esas bajadas ocasionales. También se puede ajustar para que se vea más o menos retro, según vuestras preferencias.

Y bueno, que no se me olvide, el juego cuenta con un modo supervivencia además de la campaña. Cuenta con 3 niveles, y tendremos que invertir dinero que ganaremos en las rondas para mejorar nuestro equipamiento y, bueno, aguantar. Nada destacable, pero que aporta un poco más al conjunto.

Conclusiones de Cultic

Desgraciadamente, la realización de este análisis me ha pillado de bajona, en días muy complicados, por lo que sé que el contenido escrito no está a la altura de la del juego. Aun así, quiero dejar más que claro que Jason Smith se ha propuesto crear Cultic como él quería, lo ha hecho, y le ha salido algo que es prácticamente redondo en todos los sentidos. Es un genial shooter, con una jugabilidad muy sólida y fluida y con buena trama que, ya veremos como continúa con el capítulo 2, pero no me cabe duda que aquí se sabe lo que se hace. Como añadidos, cuenta con un apartado gráfico muy bien cuidado y vistoso, manteniendo ese espíritu retro, bien acompañado de una banda sonora que recordaremos, al menos, un poco.

Nota: 9.5/10

*Este análisis ha sido realizado con una copia digital proporcionada por Stride PR.

Foto del avatar

Blansi

Administrador web. No me complico, me gusta jugar, pero especialmente juegos que emulen aquella fantástica época de finales de los 90s y principios de los 2000.

Ver todas las entradas de Blansi →