22 de febrero de 2024
Eiyuden Chronicles Rising

Análisis de Eiyuden Chronicle: Rising – Versión PC (Steam)

Eiyuden Chronicle: Rising – De aventureros a héroes

Eiyuden Chronicle: Rising se trata de una precuela de Eiyuden Chronicle: Hundred Heroes, pero que dista bastante en mecánicas jugables de lo que será la secuela, siendo este primero un juego de acción hack’n’slash y Hundred Heroes un JRPG más clásico por turnos. Son básicamente 2 caras de una misma moneda, pero comparten universo, y me pica la curiosidad de saber cómo los jugadores de Eiyuden Chronicle: Rising se tomarán el cambio a Hundred Heroes. Pero bueno, mientras que Hundred Heroes tiene su lanzamiento en 2023, Rising lo podemos ir jugando este mismo año, descubriendo así por adelantado un poco del universo de Eiyuden Chronicle. Ya os adelanto, que, sinceramente, he acabado satisfecho con Eiyuden Chronicle: Rising, aunque tiene un par de cosas que hablaremos en este análisis que no terminan de convencer.

Forjando el destino de los 3 héroes

La historia de Eiyuden Chronicle: Rising comienza en la ciudad de Nueva Nevaeh, donde ha aparecido un misterioso túmulo al que han llamado «Tumulorruna», del cual salen monstruos, pero, a su vez, está lleno de tesoros y reliquias con las que llenarse los bolsillos. Su joven alcaldesa, Isha, ha aprovechado para llamar a los aventureros y conseguir una especie de trato que beneficia a todos: los aventureros pueden ir a Tumulorruna y llevarse los tesoros, pero después de que un tasador los valore y se pague el impuesto correspondiente por cada artículo. De esta manera la ciudad prospera y los aventureros pueden llenarse los bolsillos y proteger la ciudad de bandidos, aunque no todos hagan esto último.

Nosotros comenzamos nuestra aventura en el papel de JC, una saqueadora que está con el rito de iniciación de su clan, el cual es básicamente llevar un tesoro más grande y mejor que el de su padre. Al llegar a Nueva Nevaeh descubrimos un poco el percal que tiene montado Isha, con una ciudad llena de aventureros, pero que se cae en pedazos y que no puedo llegar a manejar bien. Para controlar un poco esto, ha creado 2 opciones: pagar 100.000 monedas por una licencia de expedición o rellenar una tarjeta de sellos. JC, como buena emprendedora, va sin un duro, así que adivinad que nos toca hacer… Rellenar la tarjeta de sellos.  Estos sellos se irán ganando por ayudar a los ciudadanos, y es que ya os dije, tiene cierto componente de creación de ciudades, por lo que al ir ayudándoles mejorará la ciudad con nuevas tiendas y productos.

Total, que al final somos los pringados que llegan a la ciudad y la reforman, mientras que el resto se aprovecha de nuestro buen hacer. No pasa nada, por azares del destino se nos une al grupo Garoo, un hombre bestia muy fuerte con una gran espada, y casualmente, al final es Isha quien solicita nuestra ayuda y nos da una licencia sin tener que pagar los 100.000 ni rellenar la tarjeta de sellos. Más tarde se nos unirá al grupo como maga, siendo un pilar clave en toda la historia y lo que esconde el Túmulo.

No quiero engañar a nadie, la historia empieza bastante normalita y cliché por ocasiones, pero tiene algo bueno a su favor, y es que los personajes son carismáticos y tienen muy bien definido como son, haciendo que al final le cojas cariño al trio de principales. Además, esto se refuerza por los eventos que suceden y como estos desarrollan su amistad, siendo que al final cada uno tenía un destino muy diferente del que esperaban y cómo han forjado juntos dicho destino. Sin embargo, tengo algunos peros que poner a cómo se desarrolla, con unos altibajos que le pesan en alguna ocasión.

Recadero – El videojuego

Dentro de lo que es la gestión de ciudades, realmente hace referencia a ser el recadero, pero en un sentido bastante exagerado. Como comenté antes, existe la tarjeta de sellos, y estos nos recompensarán a largo plazo con objetos e incluso aumenta la capacidad de ataques combinados. No es que se haga «por nada», las recompensas tienen grandes beneficios, pero… es un muermo de manera prácticamente constante.

El juego está plagado de misiones secundarias a completar, y estas a su vez están separadas en 2 tipos de misiones: de mejora de ciudad y secundarias estándar sin nada más que la recompensa. Las de la mejora de ciudad, te las paso en cierto modo, principalmente porque suelen requerir de objetos más especiales y las recompensas suelen ser jugosas: mejoras de herrería, poder mejorar armas/armaduras, mayor rango de lente, etc. Son mejoras que son sustanciales, especialmente si luego jugamos en difícil al acabar la aventura, o si nos está costando en su dificultad normal. Las otras, por su parte, poco aportan más allá de una posible recompensa en condiciones, cosa que no es lo común, simplemente experiencia y dinero.

Muchas de estas misiones se basan en ir de punto A a punto B, y otras consta de ir a una de las mazmorras del juego y encontrar un cofre, matar a un enemigo en concreto o conseguir algunos materiales, en alguna ocasión se da el caso de tener que pescar (que sale siempre a la 1ª) o encontrar algún NPC por ahí, pero poquito más. Por la «guía de análisis» comentan que algunas misiones secundarias se modificaran entre otras cosas, pero no creo que solucione el problema actual de cantidad vs calidad.

Y en lo personal, el principal problema es que esto se extiende a algunos momentos clave en la historia, donde para progresar pasamos perfectamente 15-20 minutos de recadero, rompiendo el ritmo de la aventura en alguna ocasión, ya que la jugabilidad por su lado es muy entretenida, y la historia cuando va hacia delante es genial. Muchas misiones las haces de casualidad, mientras simplemente estás avanzando en la historia o explorando, eso también se lo reconozco, pero otras tantas son muy específicas de recorrido, y aunque en ocasiones se hacen rápido, confieso que he acabado omitiendo textos en algunas, yendo directamente al asunto/recompensa.

Si eres de los que le abruma estar haciendo misiones (aunque no sean obligatorias, se te ponen en medio) o verlas en grandes cantidades, sin duda puede llegar a agobiarte ya que hay, si no me equivoco, hasta 160. En lo personal, bueno, voy omitiendo textos cuando veo que no interesa y suelo aprovechar los viajes, así que no me abruma por la cantidad, pero sí que he llevado mal esas partes donde la historia principal se desarrolla de la misma forma que las secundarias. Es más, es que el juego tarda en arrancar prácticamente unas tres o cuatro horas en las que adivinad… Somos recaderos.

Entre algunas de las cosas interesantes que podemos hacer en la ciudad, además de las típicas como mejorar el equipo o comprar nuevo, se puede comerciar con el botín, venderlo, comprar distintos tipos de pociones, darse un baño que otorga bonus, comidas que curan salud y dan bonificaciones…

Aniquila, saquea y regresa

Si hablamos del aspecto jugable, reconozco que es un juego sencillo y tampoco complica mucho al jugador, de hecho, en ningún aspecto lo hace, siendo un juego muy accesible en cuanto a dificultad y entendimiento de mecánicas. El juego tiene asignado un botón a cada personaje, de manera que si pulsamos X, atacaremos con JC, si pulsamos Y, con Garoo, y si pulsamos B con Isha. Cada uno de ellos cuenta con una habilidad especial y sus ventajas en combate, lo que hace que para según qué enemigos, haya que ir intercambiando algunos ataques.

JC ataca rápido y tiene la habilidad de paso veloz para esquivar golpes, Garoo puede bloquear golpes y devolver proyectiles, mientras que Isha puede usar la magia y exprimir el poder de las lentes. No las he nombrado hasta ahora, pero las lentes son un artefacto mágico de gran valor y con un importante papel en la historia, de hecho, las usaremos en nuestros personajes. Cada uno puede llevar una lente elemental (fuego, tierra, hielo, rayo) como ataque y como defensa, permitiendo que en algunas áreas usemos esto a nuestro favor.

Como último añadido a esto, están los ataques encadenados, que son super sencillos de ejecutar. Simplemente pulsando el botón de ataque de otro personaje justo después de atacar, se intercambiarán y arrancará una cadena de ataques especiales. Tienen un límite, pero va subiendo según rellenas la tarjeta de sellos, e incluso se permite que sean infinitos si consigues todos los sellos.

La evolución del combate no se hace mediante la subida de nivel, que, aunque aumentan las estadísticas, no se desbloquean nuevas habilidades. Las habilidades se consiguen mejorando la arma y armadura de cada personaje en las tiendas, sin más, solo con los recursos y dinero necesario. Esto va desbloqueando los ataques cargados, más combos, planeo, mejores críticos e incluso el doble salto entre otras cosas. Cada personaje tiene su «set» de habilidades por así decirlo, y tengo entendido que cambiarán el orden en parche de salida, espero que no cambien mucho más.

En el terreno del botín, es también sencillo. Tienes tu pico, tu hacha, tu caña de pesca y tu trampa, las cuales se mejoran como las armas, permitiendo adquirir mejores rarezas de botín. Cuando vas explorando verás piedras que relucen, árboles, puntos de pesca y señales para trampa, sin más, no se complican. El botín de piedras preciosas, madera o pesca, es instantáneo, mientras que las trampas no sabemos lo que habrá hasta volver a Nueva Nevaeh. Algo a tener en cuenta, eso sí, es que la bolsa tiene una capacidad limitada, mejorable, pero limitada, aunque por otro lado hay mucho viaje rápido entre las zonas de las mazmorras e incluso luego dentro de la ciudad, así que no pasa nada.

Y realmente ya está, entras a mazmorra, matas, recolectas, llevas el botín a Nueva Nevaeh, eso es todo. Por suerte, no hace falta ponerse a farmear, ni tampoco me he encontrado con cosas extremadamente raras de conseguir por ahora. Una experiencia rápida, fluida y divertida en toda regla.

Buena combinación en lo visual

Ya sabéis que no me gusta ya comentar estas cosas, porque bueno, ni entiendo mucho y son subjetivas en muchas ocasiones, pero el juego visualmente me ha encantado. No hace nada nuevo en sí, las cosas como son, pero los escenarios en 3D con los sprites moviéndose sobre él, me ha gustado mucho el resultado. Ya sabéis que me gusta el pixel, pero estas combinaciones que se están viendo últimamente, como fue Octopath Traveler, me parece una evolución genial dentro de lo que es el pixelart combinado con técnicas más modernas. Lo cierto es que la secuela, Hundred Heroes, tiene todavía mejor pinta en este sentido, así que tengo muchas ganas de verlo en su lanzamiento.

En cuanto a sonido, personalmente nada interesante o a destacar, banda sonora que acompaña para que la experiencia no sea tan seca, y efectos de sonido que cumplen para quedar más o menos orgánicos. También cada día estoy más sordo, así que bueno, tampoco me hagáis mucho caso.

Respecto a tema rendimiento, bastante genial, he jugado con mi GTX 1060 con todo en alto a 60 FPS estables (VSync) exceptuando una zona donde bajaba a 30 al enfrentarme a unos enemigos. No he sufrido de ningún bug, y eso que deberían arreglar unos cuantos de salida, pero en la experiencia solo he visto cosas de traducción que bueno, también se supone solucionan con la salida.

Conclusiones de Eiyuden Chronicle: Rising

Creo que Eiyuden Chronicle: Rising  es un buen juego a rasgos generales: entretiene, divierte y creo que ofrece un mundo interesante que dará pie a uno increíblemente grande, o eso espero, (Hundred Heroes) con una interesante historia en su interior. Ha conseguido que les coja cariño a sus personajes, algo que no suele sucederme, lo cual creo que le suma algún punto extra de manera subjetiva. Su sencillez hace que se disfrute de una manera bastante cómoda, y de hecho te pone los viajes rápidos para todo, aunque luego te clava 160 misiones secundarias con las que te puede llegar a saturar o te baja el ritmo de la aventura con tanta charla y misioncita, y aunque el tramo final merezca la pena, esto le pesa bastante en el cómputo global. No dura más de unas 8-9h si te entretienes un poco, y se puede continuar jugando una vez acabado para ser completista, así como jugar en difícil, que aprovechando el sistema de combate ahí lo exprimes al máximo. Solo espero que el cambio jugable a Hundred Heroes no sea una barrera para muchos jugadores que disfruten de este. No sé qué más decir, alguna cosa me he dejado como de costumbre, pero espero que este análisis te haya ayudado decidirte o no por Eiyuden Chronicle: Rising.

  • Puedes hacerte con Eiyuden Chronicle: Rising en Steam. También disponible para consolas PlayStation, Xbox y Nintendo Switch.
Nota: 7/10

*Análisis hecho con una clave que nos ha dado 505 Games, a quien le damos las gracias por la oportunidad.

*Esto es un análisis antiguo que escribí en InformeGamer.es, por eso no hay imágenes.

Blansi

Administrador web. No me complico, me gusta jugar, pero especialmente juegos que emulen aquella fantástica época de finales de los 90s y principios de los 2000.

Ver todas las entradas de Blansi →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *