16 de mayo de 2024
Infernax

Análisis de Infernax – Versión de PC (Steam)

Infernax – Forja tu propio destino

El equipo de Berzerk Studios junto a The Arcade Crew nos han traído un videojuego que, personalmente, considero de lo mejor que he jugado en este febrero. Se trata de Infernax, un metroidvania que recuerda mucho al clásico Castlevania II: Simon’s Quest, con toques RPG, pixel art, una absurda cantidad de gore y una historia clásica, pero con algún que otro giro. Aunque sin duda, el punto más clave de Infernax es su sistema de decisiones, algo de lo que hablaré en este análisis, junto a sus otras grandes características. Ya adelanto que es un título que merece la pena, así que no me voy a andar con muchos rodeos y vamos directos con mi análisis de Infernax.

Regresando a tierras malditas

El duque Alcedor regresa a sus preciadas tierras de Upel, donde supondría que podría relajarse y continuar su vida, pero lo que no sabe es que a su llegada encontrará estas tierras malditas, con criaturas del mismísimo inframundo recorriéndolas. Una misteriosa fortaleza cerrada mediante un sello mágico parece ser el punto clave para resolver el problema, y, así pues, Alcedor decide ponerse manos a la obra y salvar, o no, sus tierras.

Aunque la historia base se puede considerar puro cliché dentro del género, tengo que confesar que cuenta con ciertos toques que hacen que se sienta diferente. El primero de ellos, es que la historia tiene cierto toque cómico en algunos momentos muy bien llevados, y la otra es que Alcedor, al representar totalmente nuestras acciones, es como si le diese todo igual. Y en este último punto es donde entra un factor clave en todo Infernax, nuestras decisiones.

En Infernax se nos da la oportunidad de escoger nuestro destino y el de nuestras tierras en base a nuestros actos, ya sea para el bien o para el mal. En las tierras de Upel existen ambos «bandos», y gracias a nuestras decisiones, inclinaremos más la balanza hacia uno u otro. No hay una historia estándar, si no la que forjaremos nosotros mismos. ¿Queremos convertirnos en el rey de los demonios? Podemos ¿Queremos ser emisarios celestiales y acabar con este mal? Podemos ¿Queremos ignorar lo que pasa y dormir? También podemos. Infernax tiene cerca de 6 finales diferentes en base al camino que escojamos, así que viene cargado de rejugabilidad.

Pequeño comentario sobre las decisiones

Dentro de que Infernax está pensado para ser rejugable, hay que tener en cuenta una cosa, y es que estaremos obligados a jugar varias partidas si queremos escoger diferentes caminos hacia el bien o el mal, ya que se pueden bloquear estos en la partida y no llegar a un extremo u otro, así como que necesitaremos algunas acciones extras que ayuden a conseguir los finales más. Aclarar que muchas de estas decisiones son visibles, suelen ser ayudar o matar algún monstruo y aceptar o no una misión. Lo que no es visible es el «grado» de alineamiento bueno o malo que llevamos.

Además, el progreso del juego en cuanto a información y códigos de acceso se comparte entre partidas, así que digamos que está pensado para ser jugado así. También ya no solo por los finales, sino que también podemos usar algunos códigos para cambiar a Alcedor por otros personajes y jugar de otra manera, como ya ocurría en la saga Castlevania.

Sencillo y fluido

Infernax es un juego que mantiene una jugabilidad bastante clásica, de hecho, diría que es tan clásica que se puede encasillar de simplemente sencilla. No se complica mucho con los movimientos del jugador, y mucho menos, con sus ataques. Posee sistemas complejos, pero apenas se acaban usando en gran parte de la aventura. El movimiento es algo lento, especialmente si tenemos en cuenta los largos viajes a pata que nos esperan, pero cuando el combate comienza notas cierta fluidez en sus movimientos, con buenas respuestas de los inputs y rapidez de ejecución.

En cuanto al armamento, decir que vamos con una maza, y las armas a comprar, son más mazas. Excepto el hecho de jugar con otros personajes, o usar la maza bajo un hechizo especial, la verdad que la forma de jugar a Infernax no cambia en absoluto durante toda la aventura. Contamos con una serie de hechizos, que, si bien podríamos categorizar de útiles porque nos obligarán a usarlos para avanzar, en combate tampoco es que destaquen, siendo nuestra maza el mejor aliado.

Por supuesto, Alcedor también aprenderá habilidades, porque no olvidemos que estamos ante un metroidvania, y nos harán falta nuevos recursos para pasar por viejas zonas. Son también muy básicas, y generalmente son para ayudarnos en cuanto a movimiento. También ganaremos experiencia, la cual usaremos para subir la fuerza, salud o maná, y dinero, que se usa para comprar hechizos o mejoras.

La verdad, creo que parta de la gracia que al final tiene el juego, está en que tampoco se complica con sistemas nuevos ni busca innovar en lo jugable, simplemente quiere que te pongas al mando de Alcedor y disfrutes del juego de la manera más entretenida posible, sin darte dolores de cabeza

Infernax quiere que lo juegues

Como dije antes, no quiere complicarse y quiere que lo juegues, sin más. No importa cómo, pero que lo hagas. Es por esto que Infernax cuenta con un par de ayudas para todos los jugadores, las cuales pueden usar o no, eso ya va según cada uno. Comenzamos por sus 2 modos principales de dificultad: clásico y casual.

  • Clásico: en este modo de juego al morir perderemos todo y tocará cargar el último punto guardado.
  • Casual: contaremos con una vida extra desde el inicio, perderemos parte de la experiencia y oro, y se añaden puntos de guardado extra en lugares clave.

El juego en sí, tampoco tiene una dificultad excesiva, ni siquiera los jefes finales de los castillos, pero si aun así se te complica el juego, todavía tienes más opciones. Infernax proporciona unos códigos canjeables en las estatuas de guardado, y de inicio, en el menú de accesibilidad, nos dan el de invencibilidad y saltos infinitos. De esta manera el juego es un paseo, pero si lo que quieres es disfrutar de la historia, la cantidad de misiones secundarias y pasar un buen rato, siempre es una opción. También se activan y desactivan, así que, si simplemente se te complica una zona, puedes aprovecharlo.

Las pequeñas tierras de Upel

El mundo de Upel es un mundo que, bajo mi punto de vista, considero pequeño. Es cierto que durante gran parte de la aventura vamos a dar mucho paseo de una zona a otra, y da la sensación de que es grande, pero no es para tanto, y casi lo agradezco con el tiempo que tengo últimamente. Cuenta con 3 aldeas principales en las que podemos descansar, recoger pociones y aceptar misiones, y 6 castillos principales que son los puntos clave del juego. Aclaro que se puede conseguir el viaje rápido, lo que acaba facilitando muchísimo el ir de un punto a otro.

Es más, Upel incluso cuenta con un ciclo de día noche, mediante el cual cambian algunos monstruos, pero también necesario para alguna que otra misión y secretos, de los cuales hay demasiados.

Dependiendo del camino que escojamos, si del bien o del mal, hay un par más de áreas accesibles, así como cambios en algunas de ellas, aportando más variedad incluso en las veces que rejugamos. Los castillos sí que dejan algo que desear, pero no por malos, si no por inconsistencias de tamaño y dificultad, siendo algunos muy largos, otros muy cortos, otros facilísimos y otros muy difíciles, sin punto medio.

Si vamos retro, lo hacemos al completo

Para terminar de redondear el juego, este cuenta con un aspecto pixel art al más puro NES, ya que su idea es emular en muchos aspectos los juegos de esta época. Reconozco que muchas veces prefiero un pixel art algo más detallado, ya que hemos visto obras recientes en pixel con un nivel de detalle increíble, pero aquí es más que suficiente. La propia banda sonora, bastante a tener en cuenta, está llena de melodías chiptune muy moviditas todas, que mantienen siempre el ritmo junto a la jugabilidad.

Los códigos de trucos, que activan opciones de ayuda y algunas más para echarnos las risas, como más gore, sangre de colores o un jetpack, junto a los códigos de personaje, que permiten jugar como hechicero, un bárbaro con hacha o al más puro estilo Contra, son de lo mejorcito que podemos encontrar. Un extra de variedad que no dejará a nadie indiferente.

Conclusiones de Infernax

Infernax es un juego de grandes dimensiones, aunque a primera vista parezca que vamos a encontrar un metroidvania más. Nos ofrece la posibilidad de rejugarlo unas cuantas veces y siempre con algo nuevo gracias a su sistema de decisiones y diferentes finales, así como de otra jugabilidad gracias a los códigos de personajes. Jugablemente es bastante sencillo, e incluso me hubiese gustado ver más habilidades y hechizos, pero la intención del juego es que todos los jugadores puedan disfrutarlo, ya sean veteranos del género o nuevos jugadores, y con diferentes rangos de habilidad, se te de bien o no, Infernax te da opciones para que te lo acabes. No me cabe duda de que, cualquier persona que toque Infernax, va a encontrar un juego muy disfrutable y que le va a resultar toda una sorpresa, como ya adelanté al inicio, para mí ha sido lo mejor que me he encontrado este mes. Espero este análisis de Infernax os haya servido para decidiros.

  • Puedes comprar Infernax en Steam.
  • También disponible en físico para PS4 y Switch.
Nota: 9/10

*Análisis hecho con una clave que nos ha dado Cosmocover, a quien le damos las gracias por la oportunidad.

*Esto es un análisis antiguo que escribí en InformeGamer.es, por eso no hay imágenes.

Foto del avatar

Blansi

Administrador web. No me complico, me gusta jugar, pero especialmente juegos que emulen aquella fantástica época de finales de los 90s y principios de los 2000.

Ver todas las entradas de Blansi →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *