26 de febrero de 2024
Horror Tales: The WIne

Horror Tales: The Wine – Análisis PS5

Horror Tales: The Wine – Nunca un vino fue tan importante

El desarrollador español Carlos Coronado nos presenta una trilogía de historias de terror, comenzando con Horror Tales: The Wine, que más tarde será completada por Horror Tales: The Beggar y Horror Tales: The Astronaut, como si de un pequeño «Historias de la Cripta» se tratase. Hoy venimos con el análisis de la primera entrega, Horror Tales: The Wine, que nos llega en formato físico para PlayStation 5 de la mano de Tesura Games. En esta primera entrega viajaremos a una isla mediterránea en busca de una botella de vino prácticamente milagrosa, capaz de, supuestamente, curar la temible epidemia de «La Fiebre de los Diablos». ¿Podrá nuestro protagonista hacerse con una? Bueno, eso no lo voy a contar, pero sí os voy a contar mi experiencia con Horror Tales: The Wine en este análisis.

Da miedo, pero tampoco mucho

Horror Tales: The Wine es un juego en el que la exploración juega un papel fundamental en su experiencia. Desde el primer momento que llegamos a la isla nos deja claro que rebuscar por los diferentes caminos, o cosas tan mundanas como saltar, agacharse o mover objetos, son una parte clave de la jugabilidad de esta aventura. Así mismo, a los 5 primeros minutos de juego también se va a presentar un misterioso señor, bastante alto, con un gran sombrero y rifle en mano, que vigila en cierto modo la isla. Y podríamos pensar que este es el enemigo que más veríamos, pero no es así, más adelante os cuento. Digamos que el juego nos deja bastante claras sus intenciones desde el momento en el que llegamos a la isla.

Eso sí, una de las cosas que me esperaba más, es que Horror Tales: The Wine se enfocase mucho más como un juego de terror, y no tanto como un juego de exploración. Es cierto que el juego tiene momentos en los que se puede hasta respirar la tensión, y vas muy pero que muy acojonadito, pero no suele ser lo que ocurre gran parte del tiempo. La mayor parte del juego sucede en escenarios bastante amplios y de día, y lo que el jugador tiene que hacer es básicamente explorar y descubrir lo que tiene que hacer para pasar a la siguiente parte, por lo que te acostumbras rápidamente a esa atmosfera, que, aunque este bien trabajada, se acaba normalizando.

También cuenta con espacios cerrados, los clásicos pasillos largos, pequeños laberintos, pero en relación a lo comentado, son algo menos en cantidad, y aquí el problema es que ya vienes acostumbrado. Mención especial a las pequeñas partes oníricas del juego, que son preciosas de ver y te sacan totalmente de lo que has estado viendo hasta el momento.

De puzles, exploración y sobresaltos

Ahora bien, ya lejos de seguir hablando de si la atmósfera es angustiosa y te pone en tensión, o de cómo, por otro lado, puedes llegar a acostumbrarte, es hora de hablar un poco más sobre cómo se juega y qué elementos son los que nos vamos a encontrar, además de mil notas que nos van a ir contando todo lo que ha sucedido en esta isla.

Vamos a comenzar los puzles del título, que aunque son, en esencia, bastante sencillos, en alguna que otra ocasión retuerce bastante el asunto para que o bien demos un par de vueltas, o tengamos que pensar un poquito. Dentro de esa sencillez, al fin y al cabo, es pulsar palanquitas el 95% del tiempo, ya sea para cuadrar una serie de símbolos o para ir abriendo alguna puerta. En este sentido, se reduce bastante, aunque haya que inspeccionar bien los lugares para encontrar las soluciones.

En cuanto a la exploración, el juego se las ingenia para mantener un buen diseño de niveles, siendo que en algunas ocasiones hay varios caminos, se desbloquean algunos «atajos», y con aquello de poder mover objetos, en muchas ocasiones se juega con el poder alzarse por algunos lados o descubrir huecos por los que agacharnos. Sobre si merece la pena explorar, depende de si quieres conseguir algunos extras, o más información, no hay mucho más allá. Me recuerda en cierto modo a la exploración que se pudo ver en Amnesia: The Dark Descent, lo cual me ha agradado bastante.

Ahora, si hablamos de sustos, hay que decir que lo hace bien y lo hace mal. Me explico. Además de esos momentos de tensión, o en los que aparece nuestro amigo con su rifle en mano, muy amenazante, también existe la figura del decapitado. Este enemigo se aparecerá delante de nuestras narices, de repente, en varias ocasiones, y nuestro único método de hacerle frente es huir o resolver lo que necesitemos. No es quizá un enemigo de lo más interesante, es muy sencillo, y esa limitación a solo correr crea momentos que, la primera o segunda vez, están bien, pero a la quinta el que quiere estar sin cabeza eres tú.

Un título con identidad propia

Si hay algo que hace de una manera excelente, sin duda, es el apartado técnico del título. Y no me refiero a que tenga un rendimiento bastante bueno, si no que a nivel visual está todo como que demasiado bien realizado. Los modelos, texturas e iluminación del título están trabajados de una manera casi perfecta, haciendo que, de hecho, pueda parecernos un videojuego triple A, cuando la realidad es que no. De hecho, demuestra que conoce muy bien las herramientas con las que trabaja, y por algo tiene algunos cursos.

Y lejos de ese genial apartado, también hay que decir que en cierto modo cuenta con un sello de identidad propia, porque por mucho que algunos elementos recuerden a otros juegos, Horror Tales: The Wine se los lleva muy bien a su terreno o los modifica lo suficiente para ser únicos dentro del videojuego. Algo que realmente pocos juegos acaban consiguiendo en este terreno y que nos deja con ganas de ver más sobre sus siguientes entregas, ya que cambian por completo su ambientación.

Conclusiones Horror Tales: The Wine

Horror Tales: The Wine es en líneas generales un buen juego, y que brilla bastante dentro del género al que pertenece. Juega más con una aventura «walking simulator» que, hacia el miedo, el cual creo que se centra más en la atmosfera y deja un poco de lado a los enemigos del juego, siendo estos un mero trámite. Cuenta con unos cuantos puzles, que, si bien son en gran cantidad, no lo es tanto en calidad, siendo que se repite el proceso en ellos para solucionarlos. Sin duda, donde más destaca, es en su apartado técnico, gozando de una calidad que nada tiene que envidiar a cualquier juego triple A. Sin dudas, tengo ganas de ver cómo va evolucionando la trilogía con cada nuevo título. Espero este análisis de Horror Tales: The Wine os haya servido para algo.

  • Puedes hacerte con Horror Tales: The Wine para PS5 en Amazon.
Nota: 7.5/10

*Análisis hecho con una clave que nos ha dado Tesura Games, a quien le damos las gracias por la oportunidad.

*Esto es un análisis antiguo que escribí en InformeGamer.es, por eso no hay imágenes.

Blansi

Administrador web. No me complico, me gusta jugar, pero especialmente juegos que emulen aquella fantástica época de finales de los 90s y principios de los 2000.

Ver todas las entradas de Blansi →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *