29 de febrero de 2024
Laika: Aged Through Blood

Análisis Laika: Aged Through Blood – PC

Una moto, un metroidvania, pero, sobre todo, una aventura.

Para promocionar un poco el producto local, y porque realmente me sorprendió este título: Laika: Aged Through Blood es un metroidvania de Brainwash Gang, un estudio español creadores de Nongunz, Friends vs Friends o The Longest Road on Earth. Y su último juego puede fácilmente ser uno de los mejores de su carrera.

Una historia de supervivencia

Somos Laika, una coyote y madre de un cachorro llamado Puppy. En un mundo post-apocalíptico, donde los pájaros se han proclamado como una raza superior y han arrasado con el terreno y sus recursos formando un gran imperio. El asesinato y sumisión del resto de razas forzó a los supervivientes a vivir en pequeños poblados ocultos de las constantes patrullas de los pájaros para poder vivir un día más. A causa de los estragos de las guerras y el uso de armamento de alto calibre de los pájaros, casi todo el mundo ha quedado devastado, transformado en un páramo donde abundan los restos de seres vivos, y los escombros de otras poblaciones.

El caso con Laika es que la familia a la que pertenece está maldita. Las mujeres nacidas de una familia pasarán por una fuerte fiebre alcanzada una edad, indicando su madurez y si sobreviven a la fiebre, a partir de ese momento se volverán inmortales hasta que tengan una hija que herede este poder. Más que ser inmortales, simplemente les permite volver de entre los muertos. De forma que, cada vez que morimos, Laika vuelve a la vida una vez más, reapareciendo en el último punto guardado. También somos capaces de hablar con los fallecidos si estos han muerto recientemente. Dada esta condición, Laika es generalmente la única de su poblado a la que se le permite salir libremente de donde vive.

Laika: Aged Through Blood análisis

Cada vez que muramos, dejaremos caer una bolsa de cuero con la mitad de las entrañas de los pájaros que matemos, que es la moneda en el juego, y para recuperarla debemos ir a dónde morimos. Podemos o bien cogerlas o dispararlas para recuperarlas, por si queda en un lugar de difícil acceso. Luego podremos aumentar la cantidad de bolsas que tenemos, que no viene mal.

Esta historia de supervivencia comienza cuando uno de los habitantes de donde viven es encontrado muerto y crucificado por unos pájaros, es uno de los mejores aspectos del juego, por lo que no entraremos en spoilers.

Laika: Aged Through Blood análisis

Más que un metroidvania, un motorvania

Una de las cosas que más diferencia a Laika de otros metroidvanias es su mecánica central de movimiento. Nosotros nos desplazamos por el mundo, hermoso y desolado, en moto. Prácticamente en todo momento estaremos montados sobre las ruedas. Y todo el juego está diseñado en torno a esto. Divididos por el mapa, hay varios puntos donde podemos guardar, y será el lugar en el que reapareceremos cada vez que nos eliminen o besemos el suelo con la moto. Cada vez que reaparezcamos, los enemigos también volverán a aparecer.

Y hablemos del combate. En sus viajes por los páramos que quedan de una tierra devastada por la guerra, muchos soldados del ejército de las aves realizan sus patrullas, acabando con cualquiera que no sea un pájaro. Para enfrentarnos a ellos tenemos la vieja pistola de Laika. Solo un disparo basta para acabar con ellos, pero nosotros también morimos de un disparo. Es un desafío para ver quién es más rápido. Por suerte, podemos hacer uso de la movilidad que tenemos para esquivar sus balas o ponernos en una posición más ventajosa. Con el chasis de la moto podemos bloquear balas, y es una de las mecánicas más importantes. Al disparar, entraremos en tiempo bala, para poder apuntar con un poco de tranquilidad dentro del caos que suelen ser los tiroteos.

Para recargar nuestras armas, tenemos que dar una voltereta hacia atrás en el aire. Un toque muy estilista, que nos fuerza a pensar cuándo es seguro hacerlo y a no desperdiciar ni una bala. Más adelante, iremos añadiendo armas al arsenal, cada una con su característica propia, y que vuelven a Laika una máquina de matar aún más letal. Dando una voltereta hacia delante, recargaremos un parry que podemos utilizar una vez para devolver una bala que de otro modo nos mataría, antes de tener que recargarlo otra vez.

Laika: Aged Through Blood análisis

El mundo está lleno de rampas, loops, y saltos que hacen que el movimiento sea muy divertido, y uno de sus mayores atractivos. Con un joystick podemos inclinar la moto hacia un lado u otro para no comernos alguna pared mientras hacemos piruetas y saltos, que será muy a menudo. La moto se siente muy bien, y es muy sensible a los giros, pero dominar el movimiento es una de las mejores sensaciones, y que convierte las escenas de acción en festivales de balas, sangre y estilo. Aun así, por muy divertido que sea el movimiento, algunas zonas están muy separadas, y para no perder tiempo, contamos con algunos puntos de teletransporte que, aunque escasos, nos facilitan bastante los viajes largos. Eso sí, tenemos velas para poder utilizarlos.

Pero este juego es un metroidvania. Este mundo está separado en varias zonas interconectadas. Todas distintas y llenas de recovecos y caminos a los que no podemos acceder desde el principio, por lo que tendremos que desbloquear alguna mejora que nos permita continuar. Aunque, por desgracia, solo obtendremos unas 3 mejoras de este tipo a lo largo del juego. El resto de cosas que desbloqueemos irá más orientado al combate, como las armas o la comida. En los puntos de teletransporte, podemos cocinar varias recetas con ingredientes que recolectemos durante nuestros viajes. No sabremos las recetas de antemano, por lo que la experimentación es parte del proceso, pero nos sirve para conseguir diversos efectos que aumentan las capacidades de Laika.

Además de por el poder disfrutar del rugir y de los saltos de la moto, podemos realizar distintas misiones secundarias que nos pedirán los habitantes de Donde Vivimos, que serán recados que donde tendremos que ir por varias zonas del mapa. Son misiones muy simples en su mayoría, pero te incitan a hacerlas con sus historias y el poder seguir viajando por las áreas del mapa, más que por las recompensas.

Laika: Aged Through Blood análisis

Un mundo precioso

Con una historia cruda y emotiva, y un gameplay adictivo y muy satisfactorio, el otro apartado del que tenemos que hablar es el apartado artístico. Todo en Laika: Aged Through Blood es simplemente precioso. El mapa es amplio y variado. Desde zonas de desechos radiactivos a altos bosques, costas y yermos. Y sus nombres siguen una estética muy original: Donde las Rocas Sangran, Donde Todo se Perdió, Donde Merodean los Pájaros, Donde Descansan Nuestros Ancestros…

Laika: Aged Through Blood análisis

Y ya hemos mencionado la historia y los personajes, que dan vida a este mundo tan bonito, pero no estaría del todo completo, sin música.

El mayor punto a favor, indudablemente, y el aspecto de Laika que se ha quedado en mi mente mucho después de haberlo jugado, junto con la jugabilidad, es la música. Compuesta en su totalidad por la artista Beicoli, Laika: Aged Through Blood se luce con una banda sonora impresionante. Temas más calmados o melancólicos que no esperamos de un juego de acción, pero que encajan a la perfección con la estética del mundo. Además, están perfectamente integrados en el juego. Cada tema es una cinta de música que Laika reproduce en la grabadora, lo que nos permite parar la música o elegir qué canción queremos escuchar en cualquier momento. Además, a medida que juguemos conseguiremos más temas, avanzando en la historia y encontrando nuevas cintas de radiocasetes esparcidos por el mundo, actuando como coleccionables.

Laika: Aged Through Blood análisis

Laika es única, es especial

Y así, pasando muy desapercibido para el mérito que merece, ha salido uno de los juegos más bonitos y únicos que recuerdo. Una experiencia cruda, y a la vez, frenética y muy divertida. Aunque de metroidvania tenga más bien poco, sigue dando para alrededor de 20 horas de juego, y sin haber encontrado prácticamente ningún error. Incluso después de semanas de terminarlo, sigo escuchando su banda sonora casi a diario, y probablemente seguiré escuchándola durante mucho tiempo.

Laika: Aged Through Blood análisis

No puedo recomendar lo suficiente este juego. Por su jugabilidad, su historia, su música, su mundo, sería un desperdicio perderse esta experiencia. sobre todo estando disponible tanto en PC como en consolas.

Nota: 9/10

Ernex

Buscando qué hacer con mi vida decidí escribir sobre videojuegos, que siempre me han gustado. Y no está tan mal.

Ver todas las entradas de Ernex →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *