21 de febrero de 2024
The Raven

Descubre: The Raven – El terror del cuervo

El popular poema de Edgar Allan Poe, The Raven, trasladado al videojuego

Una vez más estoy por aquí con lo último de Nicolas Olivares, el creador de The Moon Has Faded Away y de Deep Fear, dos títulos que, como dije, pese a su corta duración, merecen muchísimo la pena dentro del panorama independiente de terror. Esta vez, nos vemos con The Raven, algo un poco más lejano de lo que vimos en los anteriores juegos, pero que de igual manera, consigue ser excelente. Mientras que los The Moon Has Faded Away y Deep Fear eran juegos más interactivos, con The Raven nos encontramos ante un título centrado en narrativa y atmosfera, con solo una pequeña parte de interacción por el jugador. Pero basta ya de introducción, vamos con mi opinión sobre The Raven.

 De camino a la desesperación

Para comenzar, The Raven, más que un videojuego al uso, lo concibo como una pequeña obra audiovisual, principalmente por la falta de interacción y elementos jugables. Básicamente, es una narración de principio a fin, muy bien hecha, eso sí. El poema The Raven, conocido en español como El Cuervo, nos cuenta, un poco a resumen y sin entrar en explorarlo, nos cuenta en el papel del narrador, como este desciende hacia la locura poco a poco tras la pérdida de su amada, Lenore. Con ciertos toques de ocultismo, como el libro con el que se obsesiona, el cuervo podría ser perfectamente, para el narrador, un demonio emplumado enviado por el mismísimo Plutón para atormentarle con su fantástica respuesta a todo: “Nunca más”

The Raven

La verdad, que la narración de esta versión del poema, está muy bien llevada a cabo porque cuenta con el apoyo del material audiovisual. The Raven ya comienza con nuestro querido protagonista, Ephraim, narrando su poema, y solo con los primeros momentos, ya podemos ver una cosa muy clave en The Raven, la atmosfera. Puede resultar algo repetitivo que siempre acabe hablando de esto, pero es que es lo que acaba logrando meter al jugador en el sitio. Pero vamos a ir un poco por partes.

Corto, intenso, doloroso y… aterrador

Aunque The Raven es cortísimo, podemos dividirlo en 3 partes distintas. La primera parte es la presentación, otorgando contexto a la historia y dando los motivos de por qué el descenso a la locura de nuestro protagonista. En la segunda parte, se deja ver cómo comienza la dejadez del protagonista, ante el calor de su chimenea, el alcohol y su principal lectura: De praestigiis daemonum. Un libro sobre demonología y que le tiene, en cierto modo, obsesionado. Y en la última y tercera parte, podemos ver como comienza a desesperarse, a caer en la locura y acabar cada vez más arrastrado hacia ese sentimiento de pérdida y depresión, siendo detonante, el cuervo.

The Raven

Algo que podemos encontrar en estas 3 partes es un apartado gráfico retro en blanco y negro, y que aunque pueda sonar lo más absurdo, encaja de una manera perfecta en el ambiente y que ayuda a crear cierta… incomodidad. Para acompañarlo, tenemos unas composiciones musicales que también le sientan genial al juego, y encajan en el todo de muy buena manera. Básicamente, con cómo está planteado y esto que os comento, ya es un juego ligeramente aterrador, te metes perfectamente dentro del juego y aunque no cuente con nada que te asuste realmente, lo consigue. Al menos, me ha conseguido asustar 3 veces de las maneras más tontas, y es por estar absorto, leyendo y metido de lleno en la experiencia.

The Raven
La figura del fondo me dio un poco de mal rollo

Llamadme loco, pero este formato me ha parecido uno bastante bueno para acercar la literatura a un público más amplio hoy en día, obteniendo esta representación gráfica y auditiva. Sé que existe el teatro y la interpretación, pero ese formato incluye cierto realismo, mientras que los videojuegos pueden permitirse aprovechar la tecnología para recrear más allá cualquier obra. Sin duda, al menos Nicolás Olivares, ha conseguido hacer con The Raven un buen traslado del escrito al audiovisual, metiendo al jugador en la obra y experimentándola “desde dentro”.

Y disculpad por un artículo algo más corto que de costumbre, pero estoy algo limitado este verano con la familia. Si queréis probar The Raven, os invito a descargarlo de Itch.io y estar atento a todas las novedades de la página del creador, Nicolas Olivares.

Podéis hacerme saber de más videojuegos escribiéndome en twitter o al correo: blansi@gaminglog.es

Blansi

Administrador web. No me complico, me gusta jugar, pero especialmente juegos que emulen aquella fantástica época de finales de los 90s y principios de los 2000.

Ver todas las entradas de Blansi →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *